xabi con B


Escribir el guión después de filmar

Llueve. Y por fin, hace frío.
Es la noche perfecta para escribir con el ommwritter.

Mi blog ha sufrido su primera mini crisis. Han pasado 23 días desde mi último post.

Pensé en hablaros sobre la importancia del naming, a raíz de esta foto de una tienda de ropa infantil cerrada hace poco en Pozuelo. La ropa era más bien borbónica, es lo que se estila en el municipio, aunque ya ni los borbones visten así. Seguramente pusieron el nombre hace años, porque el tipo de ropa y lo que se entiende por friki es lo más opuesto.

Luego se me ocurrió cambiar de tema a raíz de esta otra foto-tesoro que encontré en el metro: Angel Cristo, que ha hecho del circo su vida y a la vez de su vida un circo, con un León de Cannes WTF!!

Finalmente, como es mi blog y hago lo que me da la gana y no tengo que rendir cuantas a nadie, quiero hablaros de cómo escribir un guión después de filmar la historia. Ocurrió hace unos tres años, en Boulonge Sur Mer casi llegando a Av. Hipólito Hyrigoyen de General Pacheco, al norte de Buenos Aires. Volviamos de Tigre. Esperaba en el coche aparcado a mi chica, que había bajado a comprar algo.

Y de repente, vi frente a mi una extraña peluquería llena de plantas. Casi por impulso, saqué la cámara, la dejé sobre el salpicadero y le di a REC. Intuía que algo podía pasar, no sabía qué, pero sentía que tenía que “robar” esas imágenes de la vida real. Lo hice.

Días después entendí de qué se trababa: construir una historia sobre esas imágenes. Es decir, hacer lo contrario de lo que se suele hacer, escribir primero un guión y luego rodarlo. Me puse a editarlo y sobre la marcha fue saliendo la trama. El protagonista me recordó a un personaje de Doctor en Alaska, Maurice Minifield, el astrounata de la Nasa retirado, terrateniente y gruñón. De ahí saqué la historia, al menos la que hay al final de video, porque el comienzo es puro divertimento sin sentido.

Disfruté haciéndolo. Más allá del resultado, lo interesante creo que es grabar escenas de la vida cotidiana, gente real actuando sin actuar, e imaginar después una historia sobre esas imágenes. Hacer lo contrario de lo que se supone que tienes que hacer. Como ahora, que debería estar duermiendo. Bueno, ya está.



¿Cross-branding?

¿Cross-branding?

Evidentemente esta no es la forma. Nissan y Skoda jamás se unirán para sacar al mercado el nuevo modelo Nisskodan. Pero encontrarme con esta curiosa coincidencia exterior me ha hecho preguntarme de nuevo por qué las marcas no colaboran más entre ellas.

Y no me refiero a que Nissan pague 1/3 de la valla exterior y Skoda 2/3, para ahorrarse cada una un dinero… Me refiero a que Nike y Apple unan sus fuerzas y creen conjuntamente un producto tan exitoso como Nike+.

Fernando Vega-Olmos, impulsor de Lola (Lowe + Latina), hablaba hace no mucho de esto aventurando qué pasaría si dos marcas de Unilever (Axe + Magnum) se unieran para crear helados con forma de voluptuosa hembra dirigido a los usuarios del desodorante, tan acostumbrados a devorar mujeres. Seguramente no tiene nada que ver, pero el hecho es que Fernando ya no es más director creativo mundial de Unilever. Y poco después salieron unos helados con forma del nuevo y cachas 007…

Siempre me ha gustado el mestizaje y la fusión, me parece que enriquece, que suma, que es un win/win. Y no lo digo porque quede bien decirlo: mi mujer no es de mi país, ni de mi raza, ni de mi religión, y mis hijos son lo más maravilloso del mundo (vale, soy el padre, pero los que los conozcáis sabéis de lo que hablo).

La fusión es la base de la creación. Asocias dos buenas ideas para crear otra idea mejor. Asocias dos cosas separadas para inventar algo nuevo, por ejemplo, escoba + bayeta = fregona. Que por cierto nunca he entendido por qué los argentinos le tienen manía ¿será por qué es un invento “gallego”? El hecho es que no la utilizan, no existe para ellos, prefieren inundar de agua el suelo y luego barrerlo con una bayeta (en los comercios echan ese agua sucia fuera, a la acera o vereda, es un asco de sistema). De la misma forma que no entiendo por qué en España no han triunfado los telos (hotel + picadero) pero bueno me estoy desviando del tema…

Tampoco tengo tiempo ahora para profundizar más en este tema, ni en otro tema primo-hermano de este: el crossmedia o cómo mezclar adecuadamente los medios enriquece una campaña. Y cómo algunos medios tradicionales, como este exterior, utilizan el mismo aburrido patrón… ¿otro día, vale? Tomaros un cocktail bien mezcladito a mi salud.